6 min

Adaptación de especies subtropicales como alternativa a los cultivos tradicionales: pitaya

Nuevos Cultivos
Producción Vegetal
Desarrollamos un proyecto de adaptación de especies subtropicales como alternativa a los cultivos tradicionales de nuestros socios
Plantación de pitaya en hidropónico en Estación Experimental Cajamar


En Anecoop, estáis siempre apostando por nuevos productos

Anecoop apuesta por la innovación, y dentro de las posibles áreas en las que innovar, se ha destacado durante los últimos años por ser líder en la introducción de nuevos productos en el mercado, como fue en su momento la sandía sin pepitas, el kaki persimon y, más recientemente, el desarrollo de cultivos subtropicales en la zona de Almería.

Desde hace más de diez años, desarrollamos un proyecto de adaptación de especies subtropicales como alternativa a los cultivos tradicionales de nuestros socios. 

  1. En una primera fase, el proyecto se ha centrado en el cultivo de la papaya y se ha creado una empresa, “Exóticos del Sur”, para gestionar la producción y la comercialización. 
  2. En una segunda fase de este proyecto, estamos trabajando en la adaptación agronómica y comercial de la pitaya a las condiciones de cultivo de Almería.

¿Qué retos os plantea la introducción de un nuevo cultivo?

La adaptación de un cultivo subtropical a nuestras condiciones ambientales y edáficas en Almería no es tarea sencilla. 

Aunque, en general, las temperaturas son favorables, la alternancia de estas durante las estaciones (con inviernos suaves, pero veranos calurosos), así como entre el día y la noche (con saltos térmicos de más de 10 o 15 grados según la zona de cultivo), no son óptimas para estas especies adaptadas a climas con temperaturas más suaves y estables.

Flor de la Pitaya abierta completamente en espera de la polinización manual Pitaya

Además, hay que añadir las condiciones restrictivas de la humedad ambiental y la pobreza de nuestros suelos, como factores que debemos tener en cuenta antes de empezar a plantar cualquier nuevo cultivo.

Cuando comienza un cultivo nuevo, sobre el que hay mucha expectación como es la pitaya, suelen aparecer plantaciones comerciales y fruta en los mercados que, en ocasiones, conducen a pequeños o grandes desastres económicos y de expectativas. 

Si no cumplimos con los requerimientos del consumidor al introducir un producto, y si este no alcanza la rentabilidad esperada por el agricultor, puede producirse un rechazo y abandono del proyecto, que luego es muy difícil de redirigir, perdiendo así oportunidades de negocio y alternativas que son tan necesarias para nuestra agricultura.

¿Cuáles son los condicionantes para la pitaya?

En el caso de la pitaya, ya hemos nombrado algunos de los condicionantes que hay que resolver, pero podríamos añadir que son sensibles tanto a las temperaturas elevadas (temperaturas día/noche de 42 ºC/32 ºC) como a las temperaturas bajas (-1,5 ºC). 

El sombreado y la exposición solar son factores que debemos controlar según la variedad seleccionada. 

Si bien es una planta que necesita luz, esta puede producir daños por quemaduras en los cladodios durante el verano.

Aunque es una cactácea, necesita riegos adecuados, mientras que no tolera el exceso de humedad, que favorece el ataque de bacterias y hongos en los tallos. 

Las podas, la luminosidad o el control de la floración son también factores que tienen un efecto directo en la producción y calidad de la fruta.

Por último, además de todos los factores agronómicos y técnicos comentados, debemos valorar la rentabilidad comercial del cultivo. Es decir, debe producir en cantidad suficiente y con la calidad adecuada para competir en nuestros mercados. 

La homogeneidad de calibres, el color, los defectos internos y externos, el sabor, el calendario de producción, etc., son condiciones que van más allá de la agronomía y que en demasiadas ocasiones se olvidan cuando se centra la noticia en el lanzamiento de un producto.

En fin, y sin llegar a ser exhaustivos en los temas a desarrollar, lo que queda claro es que es esencial la utilización de nuestra infraestructura en la Fundación Universidad de Almería-Anecoop, donde abordamos la resolución de todos los problemas técnicos y productivos que hemos comentado, antes y durante el lanzamiento del proyecto.

¿Con qué recursos y alianzas cuenta Anecoop para este nuevo proyecto?

Como hemos comentado, es esencial utilizar los recursos de los que disponemos en la Fundación Universidad de Almería-Anecoop. Se trata de invernaderos con diferentes estructuras (desde capilla, raspa y amagado, mallas) y diversas tecnologías (substratos, suelo, manejo del clima, etc.), lo que nos permite utilizar diferentes estrategias en la adaptación de cada cultivo.

Por otro lado, es esencial la relación con la Universidad de Almería, con quien compartimos las estructuras y los medios de la Fundación, y con los que hay una estrecha colaboración en la resolución de los diferentes problemas que hay que abordar. Esta colaboración se extiende a otras entidades que desarrollan y transfieren tecnología agraria como es la Fundación Cajamar.

Un ejemplo de la estrecha colaboración con ambas entidades es la creación del Grupo Operativo Carismed y la ejecución del proyecto innovador que para conseguir el desarrollo sostenible del cultivo de papaya en clima subtropical mediterráneo. En este proyecto han participado también algunas de nuestras cooperativas socias.

En este nuevo proyecto utilizaremos medios similares para el desarrollo y adaptación del cultivo de la pitaya, buscando las colaboraciones y apoyos necesarios para resolver cada uno de los problemas a los que nos enfrentemos.

Insistimos en que los ensayos que realizamos no son únicamente agronómicos. Es muy importante contrastar en todo momento el valor comercial y la recepción que tiene el producto en el mercado, junto con todos los condicionantes y exigencias de calidad que deben cumplirse.

Hablamos por lo tanto de seleccionar una variedad que tenga un buen comportamiento agronómico en nuestras condiciones, cuya fruta sea adecuada para los requerimientos de los consumidores, y que vaya acompañado de una estrategia comercial de suministro y calidad para nuestros clientes.

¿Tenéis ya algunos resultados interesantes?

Cuando hablamos de pitaya, no estamos hablando de un solo producto. Como en el resto de los cultivos, hay una gran diversificación varietal, que implica diferentes características organolépticas, pero también agronómicas y de adaptación a la comercialización (logística, almacenamiento, periodo de venta, etc.).

Varias Pitayas en su caja de transporte y presentación para tiendas de venta a cliente final Pitaya

Es por lo tanto imprescindible una primera selección que considere el cultivo desde todos los aspectos (agronómicos, técnicos y comerciales), y ofrecer a nuestros socios la máxima información y apoyo para el cultivo con éxito de este producto.

Después de una primera valoración de una colección de variedades, se ha seleccionado un grupo de ellas para comenzar una producción pre-comercial. Esto implica que se van a poner en marcha las primeras plantaciones de pitaya con las variedades pre-seleccionadas con nuestros socios, a la vez que en nuestras instalaciones estamos estudiando diferentes estrategias para el manejo óptimo del cultivo.

La búsqueda de respuesta a los problemas que nos estamos planteando nos ha llevado a proponer una tesis doctoral sobre este proyecto, con el fin de obtener información muy específica de investigación, que acompañaremos con el desarrollo tecnológico y la innovación necesaria para implantar comercialmente el cultivo de la pitaya. Además, se está preparando una propuesta para crear un Grupo Operativo para desarrollar el cultivo de la pitaya en España que se presentará próximamente.


24 noviembre 2020
Nuevos Cultivos
Producción Vegetal
Te puede interesar