10 min

Almendro: la reconversión pendiente

Mejora de Cultivos y Herramientas
Desarrollo Rural
Aún queda una importante superficie en régimen de abandono y plantaciones antiguas en nuestro país, que son susceptibles de transformación hacia modelos modernos de producción implementando regadío o bien en ecológico de secano, con rentabilidades interesantes
Plantación de almendro convencional en regadío.


La almendra es un producto cada vez más apetecido por el consumidor debido, entre otros aspectos, a su elevado valor nutricional, quedando patente en la variabilidad de productos derivados de este alimento que encontramos en los lineales de los supermercados: almendras naturales/tostadas/saladas, bebidas nutritivas, cremas, barritas energéticas, helados, dulces navideños, etc.

Importancia mundial 

Durante las últimas campañas, la producción de almendra ha experimentado un importante incremento. EEUU es con diferencia el principal productor, con el 79 % mundial, seguido muy de lejos de Australia, con un 7 %, y España con un 4 % del total.

La estimación para la presente campaña 2022/23 disminuye respecto a las dos campañas anteriores, debido principalmente a los episodios de sequía vividos en California, principal zona productora de EEUU, y en España, donde aún gran parte de la producción procede de plantaciones en régimen de secano.

 

 

En lo que respecta al consumo, hay que destacar el notable aumento que han experimentado ciertos países asiáticos en los últimos años, principalmente China e India, y en menor medida otros como Emiratos Árabes Unidos, Japón, o Corea del Sur. 

Aún existen países, tanto en el continente asiático como en el resto del mundo, donde llevando a cabo campañas publicitarias explicando las bondades de este alimento, seguro que ayudarían a incrementar su consumo, tal y como se ha producido en los países citados anteriormente.

 

Incremento de la superficie nacional 

La superficie de almendro en España en el año 2021, según datos del MAPA, era de 744.466 ha, correspondiéndose el 82 % a plantaciones en régimen de secano, y tan solo el 18 % a explotaciones en regadío.

 

 

Se trata de un cultivo implantado en casi todo el territorio nacional, destacando regionalmente Andalucía, Castilla-La Mancha, Comunitat Valenciana y Región de Murcia. Las plantaciones de secano se concentran más en el litoral del Sureste español, mientras que las plantaciones en regadío se corresponden más con provincias interiores, con mayores dotaciones de agua, como por ejemplo Albacete, Zaragoza y Sevilla.  

Entre 2014 y 2021 se ha incrementado la superficie en 217.437 ha. Hay que indicar que el 39 % de esta superficie se corresponde con plantaciones en regadío, poniendo de manifiesto el interés que está despertando este tipo de explotaciones con riego durante los últimos años, permitiendo obtener una mayor rentabilidad respecto a las de secano.  

El crecimiento superficial ha propiciado un importante aumento en la producción nacional, pese a que en algunas campañas se hayan podido sufrir episodios climáticos adversos, como heladas, sequías, etc., afectando a la capacidad productiva de una gran parte de las plantaciones. 

La estimación para la campaña 2022/23, según la Mesa Nacional de Frutos Secos, es un 29 % inferior a la cosecha anterior, debido a la sequía prolongada que ha sufrido gran parte del territorio nacional

 

 

A continuación, se muestra cómo se ha distribuido este aumento de superficie producido desde el año 2014 hasta el año 2021 en las regiones españolas.

 

 

Según datos de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos Cultivos (ESYRCE 2021), realizada por el MAPA, existen 173.931 ha de plantaciones jóvenes de almendro, que repercutirán en un incremento productivo en los próximos años cuando estén en plena producción. Además, aún existen 123.603 ha correspondientes con explotaciones abandonadas, susceptibles de poder transformarse, en la medida de lo posible, hacia nuevas plantaciones para poder rentabilizar dicha superficie. 

Balanza comercial en España

Los últimos años muestran la importancia que está teniendo este producto, pese a que el consumo y existencias nacionales desciendan algunos años pero lo cierto es que las exportaciones e importaciones muestran una línea creciente para poder abastecer la actual demanda

El elevado nivel de importaciones indica aún el gran recorrido que tenemos para poder satisfacer toda esa demanda con producción propia durante los próximos años.

 

Caracterización de las nuevas plantaciones 

La tendencia en las plantaciones de almendro durante los últimos años está orientada hacia explotaciones cada vez de mayor dimensión, evolucionado el tamaño medio desde las 2,5 hectáreas por explotación en el año 1999, hasta las 11,4 ha en el año 2020

Gran parte de este incremento se ha debido a que el cultivo ha dejado de plantarse en zonas marginales, con elevadas pendientes, sin dotación de riego, etc., para instalarse en zonas más adecuadas, con pendientes moderadas, consiguiendo así llevar a cabo plantaciones en grandes extensiones de fincas, en régimen de regadío, y fácilmente mecanizadas.

 

 

Las nuevas plantaciones van encaminadas hacia sistemas de producción intensivos, con densidades de plantación entre 200-400 árboles/ha

En el caso de disponibilidad de agua, las densidades pueden ser algo superiores, si bien, a diferencia del cultivo del olivar, en el almendro no termina de implantarse el sistema superintensivo.

Existen una serie de factores determinantes a la hora de decidirse por llevar a cabo una nueva plantación o acometer una reconversión en plantaciones antiguas, entre los que destacan:

  • Economías de escala: mayores tamaños de explotación permiten optimizar los insumos, y maximizar la rentabilidad.
  • Sostenibilidad: es interesante realizar una gestión eficiente del agua, técnicas de conservación del suelo, aplicación de energías renovables, etc. En definitiva, llevar a cabo un manejo sostenible que permita la continuidad de nuestro medio de cultivo.
  • Valor añadido: en ciertas regiones españolas se está apostando por las plantaciones en régimen ecológico, que además de ser un modelo medioambientalmente más beneficioso, permite en ciertas zonas de secano poder obtener una adecuada rentabilidad.
  • Mecanización: plantaciones que permitan una cierta mecanización de las principales tareas, repercutirán en minorar los costes unitarios de explotación.   
  • Enfoque empresarial: son importantes las recomendaciones de las empresas de comercialización, así como un buen asesoramiento técnico que nos permita hacer la elección adecuada de patrón, variedad, manejo, etc., dependiendo de la ubicación de la finca, pendiente, naturaleza del terreno, condiciones climáticas, y otros aspectos.

En España contamos con importantes centros de mejora varietal, como son IRTA (Cataluña), CEBAS-CSIC (Murcia) y CITA (Aragón), que durante los últimos años han conseguido implantar variedades de cáscara dura con floración tardía, autofértiles, y con una importante productividad para intentar en todo momento adaptar a las nuevas variedades las exigencias del sector en base a la demanda, posibles cambios de las condiciones climáticas en ciertas zonas, y otros factores a tener en cuenta. 

Un cultivo rentable pese a la gran competencia americana

En el siguiente gráfico se muestra la importante repercusión que tiene la producción estadounidense en el precio de la almendra común española, apreciándose como los ciclos de mayor producción americana repercuten directamente en una disminución del precio en España, dado el liderazgo productivo de Estados Unidos.

Como se puede observar, durante los últimos tres años, el precio parece estabilizarse en torno a los 3,5 €/kg de almendra grano, coincidiendo con las mayores producciones americanas de la última década.

 

 

En España, una forma de combatir esta importante influencia americana se consigue gracias a nuestra particular climatología, que nos permite obtener un producto distinto, diferenciador, como es el caso de la almendra ecológica

En España la superficie dedicada al cultivo de frutos secos ecológicos está al alza, y en el año 2021 superaba las 262.000 hectáreas, de las que en gran porcentaje se corresponden con explotaciones de almendro

Algunas zonas, sobre todo las que no tienen acceso a ningún tipo de regadío, optan por este régimen de cultivo, obteniendo un producto saludable de gran interés

Además, medioambientalmente se emplean estrategias de conservación del suelo mediante la implantación de cubiertas vegetales, y se consiguen procesos de economía circular gracias al aprovechamiento de subproductos, como la cáscara, en procesos térmicos y energéticos.       

A continuación, se muestra la comparativa de rentabilidad de las nuevas plantaciones de almendro intensivas convencionales de regadío, respecto a las intensivas ecológicas de secano, siendo las densidades de plantación entre 200-400 árboles/ha

Como se puede observar, el retorno de la inversión inicial en ambos casos se obtiene entre 8-9 años, si bien existen grandes diferencias en las necesidades de inversión inicial, debido a la instalación de regadío y la variación del número de árboles por superficie. 

También se encuentran notables desigualdades en la producción y precios medios estimados, permitiendo que, aunque ambos sistemas presenten una rentabilidad adecuada, los sistemas de regadío llegan a obtener en el largo plazo márgenes de explotación que duplican a los obtenidos en las plantaciones ecológicas de secano.

 

 

Plantación de almendro convencional en regadío.

Plantación de almendro convencional en regadío.

 

Plantación de almendro ecológica en secano

Plantación de almendro ecológica en secano.

 

Se han estimado valores promedio, pudiendo variar significativamente dependiendo de los momentos coyunturales del sector, características de la explotación, pluviometría de la zona en el caso de las plantaciones en secano, etc. En lo que respecta al precio medio, se han considerado precios medios en origen de los últimos años, teniendo en cuenta también la situación actual de precios. 

Queda patente que ambos sistemas de cultivo ofrecen rentabilidades bastante interesantes, dependiendo de las características intrínsecas de cada sistema. Además, estos cultivos pueden percibir ayudas PAC, que sin duda ofrecerán unos ingresos adicionales importantes para estas explotaciones.

En España aún queda una importante superficie de almendro en régimen de abandono, plantaciones antiguas, etc., que son susceptibles de transformación hacia modelos modernos de producción, tal y como se han descrito anteriormente, permitiendo así mejorar la productividad de dichas plantaciones

Desde Cajamar continuamos apoyando estas reconversiones, precisando también el compromiso de los principales agentes del sector (centros de investigación, asociaciones, empresas privadas, universidades, administraciones públicas, etc.) para continuar aplicando procesos innovadores que consigan que la almendra nacional cada vez sea más competitiva ante la fuerte competencia exterior. 

III Fórum Internacional del Almendro y el Pistacho 

A continuación te dejamos la grabación del III Fórum Internacional del Almendro y el Pistacho celebrado el 19 de octubre de 2022 en Talavera de la Reina. 

Organizada por Cajamar junto a Crisara y Prunotec, en esta cita se abordó a través de especialistas cómo todavía existe margen de mejora en el avance del manejo agronómico de estas plantaciones, de modo que apostemos por modelos productivos eficientes y sostenibles tanto económica como medioambientalmente.

 


20 enero 2023
Mejora de Cultivos y Herramientas
Desarrollo Rural
Te puede interesar