12 min

Bioestimulantes y biofertilizantes: herramientas para una agricultura sostenible

Mejora de Cultivos y Herramientas
Biotecnología
La agricultura sostenible es el futuro, y los bioestimulantes y biofertilizantes herramientas clave para seguir avanzando hacia un modelo productivo más eficiente. ¿Qué son? ¿Cómo funcionan? ¿Cuáles son sus ventajas? ¿Cuáles son las tendencias de futuro?
Fertilizar la tierra con estiércol


Actualmente el sector agrícola se enfrenta a grandes retos, entre ellos el cambio climático o la escasez de agua y la reciente escasez de fertilizantes.

La agricultura sostenible es el futuro, pues la forma de hacer frente a la creciente escasez y a la degradación acelerada de los recursos naturales se ha convertido en una prioridad.

Una de las herramientas para enfrentar estos problemas, que ayuda a conseguir una agricultura sostenible y es una alternativa a los fertilizantes tradicionales, la encontramos en los bioestimulantes y biofertilizantes.

¿Qué son los bioestimulantes y los biofertilizantes?

Los biofertilizantes son fertilizantes orgánicos, productos elaborados a base de restos vegetales, bacterias, hongos y microorganismos. Se emplean para fertilizar y proporcionar a las plantas los nutrientes necesarios para su crecimiento de manera natural

Los biofertilizantes se caracterizan por ayudar a mejorar la calidad del suelo sin perjudicar el medioambiente, consiguiendo un entorno microbiológico más óptimo y natural

La UE define los bioestimulantes como "sustancias o materiales (excluidos los nutrientes y los plaguicidas) que, aplicados a la planta, a la semilla o al medio de cultivo en formulaciones específicas, alteran los procesos fisiológicos y bioquímicos de las plantas mejorando su crecimiento, desarrollo y/o aumentando su tolerancia al estrés abiótico"

Los bioestimulantes funcionan como complemento en la nutrición y protección de las plantas

¿Para qué sirven los bioestimulantes y los biofertilizantes?

Son una herramienta importante para la agricultura moderna y ayudan a conseguir que sea más sostenible y resistente.

Los biofertilizantes ayudan a mejorar la calidad del suelo y, junto a los bioestimulantes, sirven para mejorar la calidad de las cosechas y solucionar algunos de los problemas más comunes de los cultivos, como falta de humedad, poca luz, etc.

En muchas ocasiones estos conceptos se pueden confundir con fertilizantes o fitosanitarios, pero no son lo mismo.

 

Diferencias entre bioestimulante, biofertilizante, fertilizante y fitosanitario

Los bioestimulantes sirven como complementos nutricionales para los cultivos, pero no actúan en el control de las plagas o patógenos. Con ellos se mejora la tolerancia al estrés abiótico, nunca biótico, porque si no entrarían en la categoría de fitosanitarios. Es decir, no tienen ninguna acción directa contra las plagas o las enfermedades. 

Los bioestimulantes agrícolas actúan con mecanismos diferentes a los fitosanitarios y los fertilizantes

Los productos fitosanitarios son mezclas químicas que contienen sustancias activas y otros ingredientes, y cuyo objetivo es proteger los cultivos y sus productos de organismos nocivos como malas hierbas, enfermedades, plagas o animales en general.

Por otro lado, los fertilizantes son productos ricos en nutrientes que se utilizan para mejorar las características del suelo y conseguir un mayor desarrollo de los cultivos agrícolas. Estos pueden ser químicos (fertilizantes tradicionales), los cuales agregan componentes químicos al suelo y lo suelen contaminar, u orgánicos (biofertilizantes), de origen natural y que no producen ningún impacto medioambiental.

Los biofertilizantes se utilizan para inocular bacterias u hongos beneficiosos para las plantas; y aumentan la disponibilidad de nutrientes y su utilización por parte de las mismas, independientemente del contenido de nutrientes del propio inoculante. 

En resumen:

  • Fertilizantes: sustancias que ayudan a aportar los nutrientes necesarios a las plantas.
  • Biofertilizantes: fertilizantes 100 % orgánicos que no perjudican el medioambiente.
  • Fitosanitarios: sirven para proteger a las plantas contra agentes externos como plagas o enfermedades.
  • Bioestimulantes: su objetivo es aumentar la productividad mejorando los mecanismos de absorción de nutrientes. Son un complemento nutricional.

Hay que dejar claro que los bioestimulantes no se utilizan para reemplazar a los fertilizantes o los biofertilizantes. Se suelen usar de manera conjunta al combinar sus beneficios para conseguir optimizar el crecimiento de los cultivo y mejorar la sostenibiidad y tienen diferentes utilidades dependiendo del tipo y el momento de aplicación.

Estiércol de vaca aplicado al suelo de un cultivo.

Ventajas e inconvenientes de los bioestimulantes y biofertilizantes

Aunque los bioestimulantes y biofertilizantes tienen más ventajas que desventajas, tampoco podemos obviar estas últimas.

Inconvenientes del uso de los bioestimulantes y biofertilizantes:

  • Potencialmente patógenos: el biofertilizante mal creado o tratado puede dejar ciertos tipos de patógenos en la materia orgánica, afectando a su salud.
  • Pueden ser más costosos: depende del tipo, pero en general los bioestimulantes y fertilizantes orgánicos suelen o solían ser más caros que aquellos que están realizados únicamente con productos químicos. 
  • Nutrientes limitados o desequilibrio en los nutrientes.
  • Mano de obra intensiva: debido a sus requisitos, se necesita tiempo y dedicación para hacerlo bien.

Ventajas del uso de los bioestimulantes y biofertilizantes:

  • Mejoran el rendimiento de los cultivos y los productos finales.
  • Ayuda a optimizar y reducir el uso de los fertilizantes.
  • Contribuyen a uso del agua es más eficiente.
  • Evitan la contaminación de cuerpos de agua.
  • Necesitan menos energía para su producción.
  • Mejoran la calidad del suelo y favorecen su conservación. 
  • Favorece la agricultura ecológica y sostenible y el producto obtenido es mucho más sano.

Herramienta para la sostenibilidad

La FAO define la agricultura sostenible como aquella que es capaz de satisfacer necesidades de las generaciones presentes y futuras, garantizando al mismo tiempo la rentabilidad, la salud del medioambiente y la equidad social y económica.

Con el fin de lograr una agricultura sostenible, la Unión Europea marcó como objetivos agrícolas para 2030 reducir el 50 % el uso de agroquímicos, el 20 % el empleo de fertilizantes en línea con el Pacto Verde Europeo y la Estrategia De la Granja a la Mesa.

Como hemos visto con sus diferentes ventajas, los bioestimulantes y biofertilizantes son una excelente alternativa a los fertilizantes tradicionales para conseguir una mayor sostenibilidad.

El uso de bioestimulantes y biofertilizantes contribuye a reforzar las defensas de las plantas, lo cual la hace más fuerte a la hora de afrontar enfermedades o plagas. Esto hace que el uso de productos químicos o fitosanitarios sea menos necesario. De ahí que el uso de la biofertilización esté cada vez más extendido por todo el mundo.

 

Los fertilizantes y la Guerra de Ucrania

La Guerra de Ucrania ha afectado al mercado en general y especialmente al mercado de los fertilizantes. Esto se debe a la dificultad de Rusia (responsable del 25 % del comercio global de nitrógeno) para venderlos por las restricciones impuestas y a los problemas de producción de la Unión Europea (UE) por el encarecimiento de la energía y del gas, componente indispensable para la producción de los fertilizantes nitrogenados. 

Todo esto ha impulsado la subida de los precios de los insumos y la disminución en la producción de los mismos. En tan sólo dos años el precio de los fertilizantes se ha triplicado

En el siguiente gráfico, obtenido a partir de los datos suministrados por Green Markets Weekly North America, podemos ver la fuerte subida de los precios este último año

Solo se observa una subida parecida en torno a 2008, coincidiendo con la crisis financiera. Desde entonces, los precios de los fertilizantes han ido variando dentro de unos parámetros más o menos estables hasta llegar al pico de los últimos años.

 

 

El Gobierno de España manifestó recientemente la necesidad de reforzar la autonomía europea en este sentido, factor clave para la producción de alimentos, una de las principales causas de la subida del precios de los mismos y hecho que pone en peligro la seguridad alimentaria.   

¿Qué tipos de bioestimulantes y biofertilizantes hay?

Tipos de biofertilizantes, según su uso:

  • Fijadores de nitrógeno: Formados por bacterias que contribuyen a la fijación del nitrógeno. Pueden ser simbióticas, como Rhizobium, o libres, como Azotobacter y Azospirillum.
  • Solubilizadores de fósforo: Contienen bacterias que ayudan a disminuir el pH del suelo, transformando el fósforo insoluble en soluble.
  • Captadores de fósforo: Contienen un hongo llamado micorriza, que tiene la capacidad de adherirse a las raíces de la planta para mejorar la absorción de agua y de nutrientes del suelo como el fósforo.
  • Promotores de crecimiento vegetal: Elaborados con microorganismos como la Gibberella, la Anabaena o la Diplodia Capaces, que son capaces de producir y liberar sustancias, como el nitrógeno y el carbono, que intervienen en el crecimiento de las plantas. 

Tipos de bioestimulantes según su origen:

  • Extracto de algas: Utilizados históricamente como fertilizantes, recientemente se ha descubierto que también tienen propiedades bioestimulantes como podemos ver en este análisis de la mejora de cultivos con bioestimulantes de microalgas.
  • Sustancias húmicas: componentes naturales del suelo que ayudan a la retención de agua en el propio suelo, aumentan la fertilidad y retención de nutrientes de la planta, favorecen el desarrollo de microorganismos y mejoran el enraizamiento y desarrollo del cultivo, entre otros.
  • Aminoácidos: Obtenidos de residuos de cultivos, tejidos epiteliales animales o colágenos. Las plantas generan aminoácidos de forma natural, pero gastan energía al hacerlo. Aplicando aminoácidos de forma exógena se aportan a la planta los aminoácidos necesarios para su desarrollo, ahorrandole energía que podrá utilizar en otros procesos fisiológicos.
  • Microorganismos (PGPR): Las bacterias PGPR son un tipo especial de microorganismos cuyo hábitat natural se encuentra en la rizosfera de los vegetales. Tienen un efecto bioestimulante que mejora la absorción de nutrientes de la planta.

¿Cuáles son los mejores bioestimulantes y biofertilizantes del mercado?

Existen gran variedad de biofertilizantes y bioestimulantes en el mercado. Cada uno con diferentes propiedades y características, indicado para diferentes soluciones o tipo de cultivo. A continuación destacaremos algunos ejemplos de las marcas o empresas relevantes en materia de biofertilizantes y bioestimulantes. Algunos asistieron y presentaron sus nuevos productos en Fruit Attraction 2022, donde Grupo Cajamar estuvo presente.

  • Biorizon Biotech: ofrece una serie de diferentes productos orientados a ofrecer soluciones especialmente diseñadas para la agricultura sostenible en la producción de frutas y hortalizas.
  • Sapec Agro S.A: con más de 20 años de antigüedad son líderes en la península en ofrecer soluciones de bioprotección y bioestimulantes.
  • Biolchim SPA: ofrecer una gama completa de bioestimulantes que aumentan al máximo la productividad de cualquier cultivo, en cualquier estado fenológico y en cualquier entorno ambiental.
  • Valagro: con una amplia gama de productos es líder en la producción y la comercialización de bioestimulantes y especialidades nutricionales, con 13 filiales ubicadas en todo el mundo.
  • Symborg: es una marca tanto de bioestimulantes como biofertilizantes exclusivos para el desarrollo de cultivos agrícolas y producción intensiva y sostenible. Fue la primera empresa española que consiguió registrar sus productos como fertilizantes basados en microorganismos en el registro oficial de fertilizantes autorizados por el Ministerio de Agricultura y Pesca.
  • Asfertglobal: biofertilizantes y soluciones de biocontrol basados en microorganismos y nuevas moléculas orgánicas procedentes de fuentes naturales y cuya función es optimizar los recursos del suelo para incrementar la absorción de nutrientes en los cultivos.
  • Agrialgae: con sus bioestimulantes a base de microalgas testados y comprobados pretende incrementar el rendimiento de la producción y mejorar la calidad de sus frutos. Cda vez mas reconocido mundialmente sus principales usos los encontramos en los cultivos de tomate, olivo, máiz y frutas de hueso.
  • Persicop: producido por la empresa Syngenta, obtuvo el Premio ‘Innovation Hub Awards’ en la última edición de Fruit Attraction. Este producto ayuda a fijar el nitrógeno en el suelo y mejorar su calidad, con el objetivo de combatir las pérdidas de nitrógeno en suelos agrícolas por lixiviación.
     

Tendencias del mercado de bioestimulantes y biofertilizantes

Conscientes de la necesidad de lograr una agricultura sostenible, el uso de productos orgánicos que contribuyan a mejorar y mantener la calidad del suelo está cada vez más presente en más productores en todo el mundo. Se ha producido un salto desde los cultivos donde son más utilizados, como en los intensivos hortícolas, los cítricos, el olivar o la viña; hasta otros donde su uso es menos habitual como el cereal.

Los bioestimulantes y biofertilizantes agrícolas han demostrado ser una buena alternativa sostenible a los insumos tradicionales. Siempre que se haga un buen uso de ellos serán los aliados perfectos para mejorar crecimiento, calidad y productividad del cultivo

Otro factor importante es el aumento del consumo de alimentos orgánicos por parte de la población, lo que aumenta la demanda de bioestimulantes y biofertilizantes impulsando su mercado

Además, los avances tecnológicos de los actores clave en la mayoría de las regiones han llevado a una gran demanda de estos productos.

Sin embargo, aún queda mucho por hacer en España, donde todavía no hay tanto mercado de bioestimulantes y biofertilizantes como, por ejemplo, en Sudamérica.

Esto se debe a que, hasta hace poco, había un vacío en el marco legal de estos productos en Europa, y se podría decir que en el mundo en general, por lo que su comercialización no era fácil ni fluida.

El nuevo reglamento europeo, aprobado hace unos meses, ya contempla los biofertilizantes y bioestimulantes como un grupo de fertilizantes. En concreto, en la legislación española, en el RD 999/2017, se incluye el Grupo 4.4 de productos a base de microorganismos que engloba sustancias con características y propiedades bioestimulantes. Con esta norma, los bioestimulantes tendrán un marco legal que permitirá la venta fluida y segura bajo el amparo de la UE.

A raíz de los análisis de Data Bridge Market, se espera que la creciente necesidad de agricultura sostenible y actividades agrícolas intensas en todo el mundo impulsen el mercado europeo de bioestimulantes.

Previsión del mercado de bioestimulantes hasta 2029

Previsión del mercado de bioestimulantes hasta 2029. Fuente: Data Bridge Market.

 

Según una investigación de The Brainy Insights y el análisis de Mordor Intelligence, se estima que el mercado de bioestimulantes se expandirá significativamente entre 2022 y 2030, con un crecimiento en la Unión Europea entorno a 9,5 % durante el período de pronóstico (2022-2027).

Con estos datos podemos concluir que los bioestimulantes y biofertilizantes se convertirán en una pieza clave en el futuro de la agricultura, tanto española como en el resto de Europa y a nivel mundial.


24 octubre 2022
Mejora de Cultivos y Herramientas
Biotecnología
Te puede interesar
Bolsa de valores Madrid. IBEX 35

Economía del pesimismo

Tendremos que gestionar varios frentes económicos adversos con cambios estructurales para nuestra economía y para nuestro modelo de gobernanza