6 min

Energía fotovoltaica: una oportunidad para el sector agroalimentario

Economía y Empresa
Energías Renovables
En 2020 las renovables produjeron 110.566 GWh, el 44 % de la generación total de energía en España: un máximo histórico impulsado por un incremento interanual del 8,7 %
Paneles fotovoltaicos


Principales fuentes de energía renovables en España

La solar fotovoltaica es la que mayor crecimiento ha registrado en este último año, concretamente un 33,4 % respecto al año anterior. Aún así, como se detalla en el siguiente gráfico, las principales fuentes renovables son la eólica y la hidráulica.

6 CCAA aglutinan el 78,4 % del total nacional de las instalaciones de energía fotovoltaica, destacando principalmente Castilla y León, Andalucía, Galicia, Castilla-La Mancha, Aragón y Extremadura.
En cuanto al reparto territorial de la potencia instalada en cada comunidad autónoma, indicar que 6 CCAA aglutinan el 78,4 % del total nacional, destacando principalmente Castilla y León, Andalucía, Galicia, Castilla-La Mancha, Aragón y Extremadura.

 

Aplicación de energía fotovoltaica en la agroalimentación

El coste energético agrario se ha visto incrementado de forma considerable en los últimos años, pasando de 1.320 millones de euros en el año 2009, hasta los 2.010 millones de euros del año 2019. 

Para poder mitigar parte de este aumento se ve necesario optimizar estos costes, y una manera interesante es la incorporación de instalaciones de energía renovable en general, y en particular de sistemas fotovoltaicos de autoconsumo, que son los que en los últimos años más están proliferando en explotaciones e industrias agroalimentarias.

En el sector productivo agrícola los principales consumos energéticos están ligados a los sistemas de regadío, ya que, el bombeo de agua desde la fuente de suministro (pozo, río, embalse comunitario, etc.) hasta la propia explotación requiere de una importante demanda. 

Los principales consumos energéticos en agricultura están ligados a los sistemas de regadío, por la necesidad de bombear el agua desde la fuente de suministro hasta la propia explotación 

Por tanto, una instalación fotovoltaica de autoconsumo permite aportar a la explotación gran parte de sus necesidades energéticas coincidiendo con las horas solares, e incluso en aquellos sistemas que requieran aporte durante las horas no solares, se puede recurrir a instalar baterías de almacenamiento, con el consiguiente incremento del periodo de amortización, dado el mayor coste de instalación de estos sistemas.

Las comunidades de regantes son grandes consumidores energéticos. Por este motivo en los últimos años se están llevando a cabo importantes procesos de modernización, implantando sistemas fotovoltaicos en sus dependencias (en suelo, o bien sobre cubiertas de edificios), e incluso más innovadores sobre los propios embalses de almacenamiento de agua, con los consiguientes beneficios de aprovechamiento del terreno, calidad del agua, limpieza de la misma, etc.

Algunas explotaciones ganaderas también presentan un importante coste eléctrico, sobre todo, cuando se trata de granjas con animales en las primeras fases de desarrollo, como por ejemplo granjas de cría y lechonera porcina, granjas avícolas, etc, donde las necesidades de sistemas de calefacción son fundamentales para un crecimiento adecuado. 

La industria agroalimentaria es otra gran consumidora energética, destacando las fábricas de piensos, centrales hortofrutícolas, almazaras, bodegas, industria láctea, etc, requiriendo la aplicación de procesos térmicos a las distintas fases de fabricación. 

Fábricas de piensos, centrales hortofrutícolas, almazaras, bodegas e industrias lácteas presentan también consumos energéticos elevados al aplicar procesos términos en las distintas fases de manipulado y procesamiento 

Este tipo de industrias suelen contar con edificios o naves industriales de un tamaño considerable, y para aprovechar el espacio, en el tejado de dichas edificaciones es donde se están llevando a cabo las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo, permitiendo así ser autosuficientes en un gran porcentaje de la energía consumida.

 

Futuro del autoconsumo y la agrovoltaica

En el año 2020 se instalaron 596 MWn adicionales, un 30 % superior a la potencia instalada en 2019. 

Respecto al futuro se espera con interés el desarrollo regulatorio de las comunidades energéticas, la implementación de los coeficientes dinámicos para el autoconsumo compartido y la aprobación de la Estrategia Nacional de Autoconsumo, que evaluará el potencial de autoconsumo del país y establecerá metas de capacidad instalada para el año 2030.

La coyuntura actual contribuirá a un mayor desarrollo de este tipo de instalaciones en el futuro, destacando algunas variables muy a tener en cuenta:

  • Precio de la electricidad: durante los últimos meses, y sobre todo en septiembre del presente año se están registrando los precios más elevados en la historia.
  • Coste de instalación: en los últimos 20 años se ha producido una importante reducción de los gastos de instalación de aproximadamente un 90 %.
  • Eficiencia: los módulos fotovoltaicos han mejorado su rendimiento considerablemente, consiguiendo en la actualidad eficiencias superiores al 20 %.

Además, Administraciones regionales, nacionales y europeas apoyarán con ayudas a las inversiones vinculadas con sistemas de eficiencia energética. En este sentido, el Ministerio para la Transición Ecológica ha publicado recientemente que apoyará a 193 proyectos de energías renovables innovadoras, aportando unas ayudas superiores a los 31 millones de euros. En cuanto a subvenciones europeas, los fondos Next Generation también contribuirán a la implantación de estos sistemas.

Recientemente ha surgido un nuevo concepto, denominado energía agrovoltaica, basado en la conexión en el mismo terreno del propio cultivo y la instalación fotovoltaica. 

La agrovoltaica es un nuevo concepto que surge de la conexión en el mismo terreno del cultivo y la instalación fotovoltaica

Para ello se lleva a cabo el montaje de una estructura de sujeción elevada, que permita realizar las labores de cultivo, siendo el principal problema el sombreo que provocan las placas sobre la plantación. 

Sin duda, será un formato que habrá que seguir investigando e innovando, para tratar de conseguir la máxima sinergia entre cultivo e instalación fotovoltaica, dependiendo de las necesidades de radiación de cada especie cultivada, entre otros factores. 

 

Línea específica de financiación en Cajamar 

En el Grupo Cooperativo Cajamar contamos con una línea específica de financiación para la instalación de plantas fotovoltaicas de autoconsumo. 

Así, dependiendo de las características de la instalación (potencia a instalar, ubicación, eficiencia de las placas solares, coste de la instalación, etc), intentamos que con el propio ahorro que supone esta instalación sea suficiente para atender la amortización de la inversión correspondiente. 

La rentabilidad de estas instalaciones permite que el plazo de la financiación asociada sea inferior a 10 años, periodo muy inferior a la vida útil de este tipo de instalaciones, que es superior a 25 años.


12 octubre 2021
Economía y Empresa
Energías Renovables
Te puede interesar