4 min

Producción superintensiva y sostenible de frutales bajo invernadero

Nuevos Cultivos
Producción Vegetal

En el Centro de Experiencias Cajamar estamos desarrollando ensayos con frutales como higuera, frambuesa, arándano y pitahaya en la modalidad de superintensivo bajo invernadero

Cultivo de higuera en invernadero


Una de las líneas que ha despertado interés en el sector es la propuesta y puestas en marcha en el Centro de Experiencias de Cajamar en Paiporta (Valencia) de la búsqueda de alternativas al tipo de producción actual, para lo cual analizamos el estudio agronómico y productivo de frutales en la modalidad de superintensivo bajo invernadero, utilizando sistema de cultivo sin suelo, compatibilizándolo con distintas fórmulas de sostenibilidad: reduciendo el uso de fitosanitarios, utilizando herramientas como el control biológico de plagas, técnicas de captura masiva de insectos, poniendo en valor la experiencia que el equipo de Cajamar tiene en relación con el manejo de cultivos hortícolas bajo invernadero.

Este proyecto nació en 2019 con la puesta en marcha de una experiencia de cultivo de higuera y de kiwiño bajo invernadero con cubierta de malla, en sistema de cultivo sin suelo, en colaboración con la empresa Projar en el marco de un proyecto IVACE, en el que el objetivo es estudiar el comportamiento agronómico y de calidad de estos cultivos utilizando diferentes sustratos en la modalidad de cultivo sin suelo.

La cubierta de malla reduce significativamente la incidencia de plagas en la higuera como la mosca negra o la mosca de la fruta, aunque se han instalado mosqueros para su control por medio de captura masiva de estas plagas. La malla evita también problemas de picado de los frutos por los pájaros. En el caso del kiwiño se están realizando sueltas de Ambliseius swirski para control biológico de araña roja y se han utilizado Bombus terrestris para su polinización.

En el cultivo de higuera, durante el primer verde, se iniciaron las recolecciones a principios de septiembre y de forma continuada se llegó hasta el 7 de enero de 2020, obteniendo un rendimiento de frutos comerciales en la variedad Dalmatie de 10.000 kg/ha. El segundo año, para esta misma variedad, se iniciaron las recolecciones de brevas a finales de mayo y principios de junio, para posteriormente recolectar higos desde julio hasta noviembre, consiguiendo un rendimiento comercial de 70.000 kg/ha.

En 2020 se incluyeron en el ensayo variedades de higueras bíferas: Brown Turkey, Del Rey, San Antonio, Banane y Albacor, que se unen a la de piel verde Dalmatie y la variedad unífera negra Cuello de Dama Negro. Con la variedad Bronw Turkey se están realizando experiencias para analizar la producción de diferentes densidades de ramas, que junto con Dalmatie se analiza su comportamiento bajo invernadero con una mejor estructura y con cubierta de vidrio. 

Estos primeros estudios se constata la alta productividad y el amplio periodo productivo que se puede conseguir utilizando estas técnicas de cultivo

El kiwiño (kiwi berrie) floreció en la primavera de 2021 y en estos momentos se encuentra en desarrollo la primera cosecha. La variedad cultivada es Geneva y como polinizador Weiki, con una densidad de 1.800 plantas/ha, que da unos frutos de unos 25 gramos de piel lisa, de color verde, pulpa verde y sabor similar al kiwi, algo más dulce. 

En mayo de 2020 también se puso en marcha una experiencia en cultivo sin suelo, utilizando contenedor de 7 litros, de pequeños frutos rojos, bajo invernadero con cubierta de polietileno, utilizando dos variedades de frambuesa: Regina y Versalles. En la variedad Regina el primer año se inició la recolección el 1 de agosto y con Versalles 20 días después, hasta finales de diciembre de 2020, obteniendo una producción comercial en Regina de 20.000 kg/ha y en Versalles de 30.000 kg/ha. En invierno se podaron las plantas y del rebrote de estas, se retomó la cosecha en abril de 2021. 

También se analiza el comportamiento de dos variedades de arándano: Alix Blue y Gupton, en las que las primeras recolecciones se iniciaron en abril de 2021

Estos dos cultivos (frambuesa y arándano) son sensibles a suelos de pH básico y a niveles altos de salinidad. El cultivo sin suelo permite acidificar la solución nutritiva, partiendo de agua con baja salinidad. Bajo invernadero se desarrollan técnicas de control biológico por inundación y uso de abejorros (Bombus terrestris) para su polinización.

En este mismo invernadero también se ha incluido una plantación de pitahaya, que es una cactácea epifita y trepadora que no tolera las heladas ni la alta insolación. Se desarrolla cultivo sin suelo, utilizando maceta de 40 litros de volumen, con una densidad de plantación de 10.000 plantas/ha utilizando t variedades: blanca, roja y amarilla, que se encuentra en pleno desarrollo vegetativo.


19 julio 2021
Nuevos Cultivos
Producción Vegetal