7 min

Proyecto SUWANU EUROPE

Las sequías ocasionan cada año pérdidas millonarias, especialmente en el sector agrícola. SUWANU EUROPE pretende promover el uso de aguas regeneradas en agricultura ¿cómo lo hace?
articulo

La agricultura juega un papel esencial en la gestión del agua, para hacer frente a la escasez de agua y a las sequías

En los últimos años existe una preocupación creciente en toda la UE con respecto a los problemas de escasez de agua.

Las sequías ocasionan cada año pérdidas millonarias, especialmente en el sector agrícola, y representan un gran desafío para nuestra sociedad. Lejos de mejorarse, los impactos de la escasez de agua y las sequías se verán agravados en los próximos años debido a los efectos del cambio climático, a una mayor presión demográfica y a los cambios en los hábitos de consumo.

La agricultura juega un papel clave en la gestión del agua. En Europa, se ha estimado que la agricultura representa alrededor del 24% de la extracción total de agua, esta cifra puede llegar hasta el 80% en los países sur de Europa como España. El riego de cultivos constituye un uso considerable de agua en muchas regiones del Mediterráneo.

En este contexto de variabilidad climática, que además de escasez también implica enormes dificultades para predecir y estimar los recursos hídricos en un futuro inmediato, el uso de recursos no convencionales como las aguas regeneradas está ganando interés.

Las sequías ocasionan cada año pérdidas millonarias, especialmente en el sector agrícola

Las aguas regeneradas y el proyecto SUWANU EUROPE

Las aguas regeneradas son las aguas depuradas que tienen un tratamiento adicional al requerido por los límites de vertido para adecuarse a los estándares de calidad exigidos para un determinado uso.

El uso de aguas regeneradas en España está regulado por el Real Decreto 1620/2007 y tiene un enorme potencial para paliar los efectos de las sequías ya que este recurso, supone una fuente constante de agua que no depende de las variaciones climáticas, implica un incremento neto de recursos hídricos en las zonas costeras y además de agua también aportan nutrientes directamente asimilables por las plantas con lo que suponen un ahorro en fertilizantes por parte de los regantes.

En este contexto nace en enero de 2019 el proyecto europeo SUWANU EUROPE, una red temática destinada a promover el uso de aguas regeneradas en agricultura. Esta red está financiada por el programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea y tiene como objetivo convertirse en una plataforma para el intercambio de conocimientos y experiencias entre los profesionales y actores clave en el campo de la reutilización de agua. El proyecto está coordinado por Bioazul, una consultora e ingeniería de aguas ubicada en Málaga, junto con otros 19 socios procedentes de países como España, Alemania, Portugal, Francia, Italia, Bélgica, Grecia, Bulgaria, Chipre e Israel.

El proyecto SUWANU EUROPE pretende acercar el conocimiento y en particular las últimas innovaciones sobre reutilización de aguas a aquellos actores que puedan hacer un uso efectivo de los resultados de investigación. Se trata de poner en valor el conocimiento generado para que no quede en artículos y revistas que solo son consultadas por el sector académico. Además de conocimiento técnico-científico, también se ha prestado especial interés en otros aspectos clave para la implementación del uso de aguas regeneradas como son los temas relacionados con la gobernanza, la percepción social y la gestión de riesgos.

Limitaciones para el uso de aguas regeneradas

Existen aún importantes barreras para aprovechar enorme potencial que tienen las aguas regeneradas para la agricultura. En el proyecto SUWANU EUROPE se han identificado los principales obstáculos para una mayor implementación:

Concienciación

Muchos acuíferos están sumidos en un proceso de salinización y caída de los niveles freáticos que implica obtener agua cada vez más cara y de peor calidad. El desconocimiento y las reticencias culturales al uso de agua regenerada suponen que esta situación se prolongue en el tiempo y vuelva insostenible la actividad agrícola.

Formación técnica de los agricultores

Es necesaria la capacitación en aspectos técnicos específicos en el uso de aguas regeneradas, como el tipo de goteros, cultivos adecuados para el riego con aguas regeneradas, cantidad de fertilizante necesaria, etc.

Participación del sector público

Dado que el tratamiento adecuado del agua es una competencia del sector público, es necesaria una implicación de las autoridades para facilitar el uso de agua regenerada, establecer mecanismos de control que den garantías a los consumidores, e incluso, aportar la financiación necesaria para construcción de infraestructuras de regeneración de aguas.

Tecnologías adecuadas

La regeneración de aguas tiene un coste relativamente elevado. Por tanto, es necesario invertir en investigación y desarrollo de tecnologías de bajo coste que hagan rentable el cultivo de especies regadas con agua regenerada. Además, la aprobación del nuevo reglamento europeo 2020/741 sobre requisitos mínimos para la reutilización establece un nuevo marco normativo. Este nuevo reglamento que será aplicable a partir del 2023 establece requisitos más estrictos que el RD1620/2007 y por tanto necesitamos tecnologías que garanticen a los usuarios el cumplimiento de los nuevos umbrales de calidad exigidos por la norma europea.

Información sobre calidad de las aguas

El control de la calidad del agua es un aspecto esencial para que el uso de aguas regeneradas tenga las suficientes garantías. Este requerimiento está recogido en la legislación vigente. Una mayor transparencia y difusión de los análisis de calidad de aguas, así como una mayor información sobre los efectos de los llamados contaminantes emergentes podría contribuir a generar confianza y romper las reticencias que pudiera haber en determinados usuarios.

Para superar estas barreras, el consorcio SUWANU EUROPE está desarrollando un trabajo a nivel regional donde se analizan, en cada una de las 8 regiones objetivo, los factores que dificultan una mayor expansión en el uso de aguas regeneradas y se definen las estrategias más adecuadas para una mayor implantación.

En el caso de España, la región seleccionada es Andalucía donde el consorcio español ha organizado dos talleres participativos para presentar los resultados de la caracterización del sector del agua en Andalucía y el potencial del uso de aguas regeneradas.

Taller-SUWANU-EUROPE-Cordoba.JPG
Taller SUWANU EUROPE

Estos talleres han permitido identificar las principales barreras para su implementación y definir medidas específicas que permitan ampliar las infraestructuras de regeneración en la región. Este trabajo se ha plasmado en uno de sus principales objetivos de SUWANU EUROPE: el desarrollo del plan REGENERA, que aún está en fase de consulta.

Desde el consorcio confiamos que este plan REGENERA contribuya al Pacto Andaluz por el Agua impulsado a través de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía.

Identificación de soluciones innovadoras con mayor potencial

Además del trabajo a nivel regional, en SUWANU EUROPE se han identificado las soluciones innovadoras de mayor potencial.

El proyecto pondrá a disposición del público una serie de materiales adaptados a las necesidades de los diferentes agentes implicados en la gestión del agua como agricultores, autoridades, técnicos e ingenieros. Estos materiales incluyen una evaluación del potencial de uso de aguas regeneradas en 8 regiones objetivos, fact-sheets de tecnologías y casos de éxito, policy briefs, una base de datos de proyectos, así como una plataforma de cursos on-line en materia de reutilización de aguas.

De esta forma se busca mejorar de conocimientos y capacidades para generar un cambio necesario que ayude a aprovechar de forma efectiva todos los recursos hídricos disponibles.

El proyecto SUWANU EUROPE finaliza en junio de 2021. Sin embargo, pretendemos construir una red estable que pueda continuar a largo plazo. Hay una necesidad real de intercambiar experiencias y lecciones aprendidas y esperamos que este proyecto pueda cristalizar en otras iniciativas que continúen con las acciones ya iniciadas.

Los principales retos son la falta de financiación, la necesidad de adaptarnos a un sector en creciente evolución como es el del agua donde es necesario incorporar las últimas innovaciones para tener un impacto real, así como incorporar a nuevos actores de todos los ámbitos de la sociedad ya que el agua es un tema transversal e interconectado con muchos otros aspectos.


14 noviembre 2020
Te puede interesar