4 min

Cajamar reivindica en Jerez el enoturismo en la recuperación del sector turístico y la imagen de España

Sostenibilidad
Economía y Empresa
Eduardo Baamonde, presidente de Cajamar: "El enoturismo es uno de los modelos que mejor se va a adaptar a las nuevas circunstancias tras la crisis sanitaria"
Presentación Libro Enoturismo Jerez


Cajamar ha presentado en el Consejo Regulador de las Denominaciones de Origen del Marco de Jerez su publicación ‘Enoturismo sostenible e innovador. Modelos de éxito alrededor del mundo’, en un acto que ha servido también para mostrar la situación que vive el sector vitivinícola y las consecuencias derivadas de la crisis de la covid-19, habiendo sido una de las actividades más afectadas de la industria de la alimentación y la bebida. 

De ahí que, tras el descenso en la comercialización registrado durante el último año, adquieran importancia todas las actuaciones que ayuden hoy a impulsar de nuevo la industria del vino, que aglutina 900.000 hectáreas de superficie de viñedo cuya producción se comercializa a través de más de 4.300 bodegas

Así lo ha destacado el presidente de Cajamar, Eduardo Baamonde, quien tras advertir que el sector turístico español tendrá que reinventarse tras la covid-19, ha subrayado que “el enoturismo es uno de los modelos que mejor se van a adaptar a las nuevas circunstancias, que supondrán una gran oportunidad para revitalizar la actividad económica en general, y en particular para que las bodegas diversifiquen sus canales de comercialización y se reactive el canal horeca”. 

Las regiones vitivinícolas tradicionales son las más avanzadas en materia de enoturismo, y entre ellas, el Marco de Jerez es referente en su búsqueda por atraer turistas”, ha dicho, subrayando a continuación que “ninguna otra encarna mejor los valores recogidos en este estudio, tanto por su excelencia y proyección internacional como por su modo de representar la imagen de España en el exterior”.

Por su parte, el presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen de Jerez-Xérès-Sherry, César Saldaña, ha recordado que Jerez cuenta con una cultura del vino milenaria y una identidad genuina, que le han permitido impulsar un modelo enoturístico claro y decidido desde hace décadas. 

Debemos seguir trabajando como destino para alcanzar la excelencia en aspectos como la accesibilidad, la sostenibilidad y todo aquello que demandan las nuevas generaciones de turistas; especialmente, tras el paréntesis que ha supuesto la pandemia, lo que nos plantea retos tremendos, pero también nuevas oportunidades”, ha precisado.

La oferta enoturística

Raúl Compés, de la Universidad Politécnica de Valencia y coordinador del libro junto a Gergely Szolnoki, de la Hochschule Geisenheim University (Alemania), ha explicado que esta publicación, en la que han participado 36 autores de 15 países, identifica los factores que intervienen en el desarrollo y la competitividad de la oferta de servicios enoturísticos, así como los modelos más innovadores y sostenibles. 

Conviene destacar el elevado peso de la sostenibilidad ambiental, que retroalimenta el auge de las buenas prácticas ambientales entre los aspectos productivo y turístico de la empresa vitivinícola, y contribuye a preservar los paisajes rurales y el patrimonio vitivinícola. La dimensión social del enoturismo está todavía escasamente reconocida, pero es indudable que es uno de los soportes de muchas zonas rurales”, ha apuntado Compés, en relación al papel clave del enoturismo en la lucha contra la despoblación. 

Por su parte, la sostenibilidad económica “es la más compleja, ya que exige un mayor análisis de las inversiones y una programación de los servicios más profesional”. 

Jerez, un referente 

Jose Luis Jiménez García, de la Real Academia San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras, es autor del artículo que esta publicación editada por Cajamar en la que se presenta el legado histórico del Marco de Jerez como referente del turismo vitivinícola en España y fuente de inspiración para afrontar los nuevos retos del enoturismo del siglo XXI. 

No en vano, en 2019, antes de que se declarase la pandemia, recibió a casi la quinta parte de los turistas relacionados con el mundo del vino, con más de 560.000 usuarios. Además, el impacto económico generado ascendió a 16 millones de euros el ejercicio anterior, de los que cerca de 7 millones corresponden a la entrada para visitar una bodega, y los 9 millones restantes a las compras en tienda. 

 


12 mayo 2021
Sostenibilidad
Economía y Empresa
Te puede interesar