6 min

La alimentación de precisión en el ganado vacuno de carne

La alimentación junto al valor de adquisición del ternero, son los dos factores de producción que suponen un mayor coste económico para los cebaderos
Terneros alimentándose en un cebadero


Situación de la alimentación de los terneros en España

En España, el modelo de alimentación más empleado en el cebo de terneros para la producción de carne de vacuno, se basa en el suministro de dietas compuestas con al menos un 92 % de pienso y no más de un 8 % de forraje (generalmente paja de cereal), además de agua a libre disposición.

Los principales ingredientes o materias primas que forman parte de estos piensos son los cereales, ingredientes que se caracterizan por su alto contenido en almidón y energía. Las dietas con elevados contenido en almidón y bajas en fibra, pueden provocar un efecto negativo sobre la salud ruminal, y en consecuencia, sobre la salud del animal.

La alimentación junto al valor de adquisición del ternero, son los dos factores de producción que suponen un mayor coste económico para los cebaderos. Por lo tanto, es necesario tener un buen conocimiento de los requerimientos nutritivos específicos que necesita cada tipo de animal, de modo que se pueda alcanzar una óptima eficiencia de la alimentación, evitando la sobrealimentación y el subsiguiente desperdicio de nutrientes que puedan ser eliminados al medio ambiente.

La sostenibilidad y resiliencia de las explotaciones cebo de terneros, dependerán de su eficiencia productiva, esto es, de la mejora de la salud, del bienestar de los animales y de un adecuado manejo de la alimentación. El sector necesita mejorar sus conocimientos, sobre todos en aquellos aspectos ligados a la producción (alojamientos, instalaciones, alimentación, etc.), que ayuden a mejorar la gestión y la rentabilidad de los cebaderos. 

La implantación en las explotaciones de sistemas de control y medida en tiempo real representará un gran avance en el conocimiento de la producción animal

Objetivos de la ganadería de precisión

La ganadería de precisión, entendida como la aplicación de principios y técnicas de ingeniería de procesos a la ganadería, para monitorear automáticamente, modelizar y gestionar la producción animal, persigue los siguientes objetivos:

  • Mejorar la salud y el bienestar animal.
  • Identificar los sistemas de alimentación más sostenibles.
  • Reducir el impacto medioambiental de la actividad ganadera.
  • Mejorar la seguridad alimentaria.
Vaca con collar de monitorización
Ternero con collar de monitorización

La ganadería de precisión permite monitorizar, modelizar y controlar en continuo las respuestas de los animales, ayudando a optimizar el rendimiento en las explotaciones ganaderas y de forma indirecta a reducir su impacto medioambiental. La ganadería de precisión ayuda a mejorar la rentabilidad de las explotaciones, haciendo que estas sean social y medioambientalmente más sostenibles, gracias a la observación e interpretación del comportamiento y el control individual de los animales.

A partir de la observación e interpretación del comportamiento, control individual de movimientos y medidas de temperatura corporal, mediante la toma de datos fiables en continuo, se puede investigar y concluir qué modelos de producción son más compatibles con el bienestar animal y un buen estatus sanitario.

Herramientas como los acelerómetros, y collares que monitorizan el comportamiento, permiten conocer los movimientos de los animales, si están de pie o tumbados, aislados o interaccionado con sus congéneres y la actividad de rumia. Otras herramientas como las cámaras termográficas, aportan información en tiempo real sobre la temperatura corporal de un animal y sirven para anticiparnos ante un posible problema de salud de un animal.

Los programas de alimentación para el cebo de terneros han mejorado mucho en los últimos años, aunque todavía hay margen para la mejora. En el modelo de alimentación de cebo de terneros, uno de los retos está en seguir investigando sobre cómo ajustar el aporte de determinados nutrientes como minerales, vitaminas y proteínas, mejorando los rendimientos productivos, mitigando la emisión de gases con efecto invernadero y otros contaminantes, como puede ser el nitrógeno.

Estudiar el efecto sobre la salud y rendimiento de los terneros, mediante el uso de nuevas materias primas y subproductos agroalimentarios de origen nacional, mejorando los objetivos productivos y reduciendo la huella de carbono, es otro de los retos.

Igualmente, validar el resultado del uso de determinados aditivos alimentarios, como pueden ser los modificadores de la microbiota ruminal, puede ayudar a mitigar las emisiones de gases con efecto invernadero. Para ello, el empleo de herramientas de tecnología de precisión pueden ser muy útiles para medir y cuantificar la producción y emisión de gases, siendo de gran ayuda para testar dichos adictivos en condiciones reales de explotación.

Cámara termográfica
Cámara termográfica

Las estrategias de mitigación del impacto medioambiental de las producciones ganaderas pasan también por mejorar las condiciones de los alojamientos de los animales. El control y la regularización de la temperatura, humedad, y la eliminación de gases dentro del alojamiento adquieren cada vez mayor importancia. Otros aspectos como pueden ser el tipo de comedero, bebedero, densidad y número de animales por lote, pueden influir en los resultados productivos y en el impacto medioambiental de los cebaderos.

La actividad de rumia es un claro indicador de bienestar animal. El tiempo de rumia puede ser reducido por estrés agudo, ansiedad, enfermedades y un exceso de densidad animal. la utilización de medidores online del pH y temperatura ruminal permiten conocer mejor la salud ruminal de los terneros.

La automatización de comederos y bebederos, así como la implantación de sistemas automáticos de pesada individual de terneros, serán herramientas de gran ayuda para controlar y mejorar el comportamiento alimentario de los animales. A partir de toda esta información, se podrá valorar los diferentes programas de alimentación, alcanzando una mayor eficiencia alimentaria y reduciendo el impacto medioambiental.

Las herramientas más utilizadas para la medición del consumo de alimento, agua y variaciones del peso vivo, son los chips o tags de identificación individual junto a células de pesada situadas en comederos, bebederos o básculas.

En el corto y medio plazo, el trabajo debería centrarse en la valoración de las herramientas de tecnología de precisión disponibles para su uso en el cebo de terneros, para aportar así soluciones validadas a los ganaderos que les ayuden a mejorar sus resultados. Las herramientas empleadas para alcanzar estos objetivos tendrán que ser de fácil utilización, automatizadas y adaptadas a las condiciones técnico-económicas de los cebaderos.

La ganadería de precisión mejorará la disponibilidad en cantidad y fiabilidad de datos, ayudará a los ganaderos en la toma de decisiones, haciendo más atractiva la actividad para jóvenes ganaderos y tendrá un efecto positivo en la resolución de problemas mediante la transformación de datos brutos en información útil, a través del análisis.


30 diciembre 2020
Te puede interesar
Veterinario en una granja porcina

El proyecto REDAPORC

Liderado por la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC) tiene como objetivo identificar los principales factores de riesgo en el consumo de estos fármacos y establecer una estrategia definida que los minimice