17 min

Balance de la primera mitad de la campaña de cítricos 2020/21

Economía Agroalimentaria
Estadísticas
El balance general de la campaña de cítricos hasta febrero de 2021 se puede considerar como positivo
Naranjos


El balance general de la campaña de cítricos hasta el mes de febrero se puede considerar como positivo, aunque no se han cumplido las expectativas del sector tras el buen comportamiento de la anterior, que estuvo marcada por el inicio de la pandemia y en la que se produjo un aumento de la demanda de estas frutas por su contenido en vitamina C y sus beneficios sobre la salud.

No obstante, los efectos de la pandemia se han dejado notar durante la campaña con una demanda elevada, aunque marcada por los nuevos hábitos de vida y consumo:

  • Incremento del consumo en los hogares
  • Canalización mayoritaria de las ventas a través de la gran distribución, con una demanda más limitada en los mercados mayoristas.
  • Cierres totales y parciales del canal horeca, que han afectado sobre todo al sector del limón.

En cuanto a la evolución de los precios en origen, estos fueron muy elevados durante las primeras semanas, provocando que las empresas comercializadoras optaran por una política de prudencia, comprando solo la fruta necesaria en el corto plazo con objeto de ver cómo se comportaban los mercados de consumo. Posteriormente, en noviembre y diciembre los precios bajaron para después recuperarse en enero. 

Este comportamiento de las cotizaciones pone de manifiesto una de las debilidades del sector citrícola español, como es la fuerte concentración de las principales variedades de naranja y mandarina durante unas pocas semanas, lo que provoca habitualmente que se mantengan bajas cotizaciones hasta el mes de enero. A pesar de ello podemos hacer un balance positivo de las cotizaciones en origen hasta la fecha.

Por otro lado, la producción de cítricos está siendo elevada y está previsto que se superen los 7 millones de toneladas, cifra poco habitual que representa un 12% más que la campaña anterior, en parte por el carácter vecero de algunas variedades.

La elevada producción, junto con las escasas precipitaciones del verano y el otoño, han propiciado que se obtenga un gran volumen de fruta de pequeño calibre que ha repercutido en los precios obtenidos. Es importante señalar en este sentido que los bajos calibre se dan más en las explotaciones poco modernizadas y que no permiten una gestión optimizada del riego y la fertilización.

Respecto a la evolución del comercio exterior, también ha sido positiva durante los primeros meses de la campaña (hasta enero de 2021) para el conjunto de los cítricos, con un aumento de las exportaciones del 4,8 % en volumen y del 5,8 % en valor. No obstante, el valor de exportación ha sido algo inferior a la campaña anterior en noviembre y diciembre a consecuencia de la mayor oferta de producto en esos meses.

En cualquier caso, hay que señalar que el sector agroalimentario en general, y el sector citrícola en particular, tiene elevadas perspectivas de crecimiento tal y como muestra el interés mostrado por fondos de inversión que en el último año han sido protagonistas de adquisiciones o aportaciones de capital en grandes empresas del sector, como la compra de Frugarva por GPF, la entrada de MCH y San Lúcar en el accionariado de Antonio LLusar o la compra por parte de Citric&Co de la empresa brasileña Agrícola Famosa.

Aunque la campaña de cítricos en general ha sido positiva, no todos los productos han evolucionado de igual modo como puede verse a continuación.

 

Naranja

La naranja es el cítrico que mejor comportamiento ha tenido esta campaña, con una evolución positiva en precios, producción y comercio exterior.

Se ha producido un aumento productivo del 5,2 % respecto a 2019/20, con 3,45 millones de toneladas previstas. Este mayor volumen, como se ha indicado anteriormente, ha afectado al calibre de la fruta. No obstante, los precios medios no se han visto afectados, manteniéndose por encima de los alcanzados en la pasada campaña hasta la fecha. Hay que destacar que se ha producido un aumento sustancial de las cotizaciones a partir de enero provocado tanto por una menor oferta, como por un incremento mayor de la demanda a consecuencia de las bajas temperaturas alcanzadas en Europa, principal destino de exportación.

Por otra parte, se ha producido una evolución positiva en los mercados de la naranja salustiana, cuya demanda ha sido superior a la de la pasada campaña y estable durante todo el periodo, manteniéndose las cotizaciones por encima del histórico de las cinco últimas campañas con porcentajes que han oscilado de media entre un 9 % y un 20 %.

Las exportaciones de naranja durante esta campaña se han mantenido estables (-0,4 %) en volumen y han aumentado un 8,9 % en valor hasta enero de 2021, lo que representa un buen comportamiento de las mismas en los mercados europeos, principal destino de nuestros cítricos.

Dentro de los principales destinos destaca el retroceso en las cantidades enviadas a Alemania, principal cliente de exportación, que han descendido un -3,7 %.

Es destacable el aumento de la comercialización de naranja hacia Polonia (14,0 %), debido al crecimiento de la demanda interna de este país durante las dos últimas campañas. Es un mercado con bastante potencial dentro del entorno comunitario, aunque está por ver si continúa evolucionando de forma positiva o se trata de algo coyuntural debido al efecto de la pandemia.

El brexit no se ha dejado notar en lo que va de campaña, ya que las cantidades exportadas han aumentado un 14,9 % con respecto al periodo anterior.

También se observa una tendencia creciente de exportación a terceros países desde septiembre a diciembre, aumentando las cantidades comercializadas en los últimos 5 años en un 52 %. Entre los países que han aumentado más sus compras desde 2015/2016 están Canadá, Arabia Saudí, Brasil, Qatar, Argentina o Sudáfrica. Todos ellos destinos muy atractivos, los del golfo Pérsico por su poder adquisitivo y los de Sudamérica por su elevada población y oportunidad de comercializar en su contraestación.

No obstante, si tenemos en cuenta que las exportaciones fuera de la Unión Europea+Reino Unido representa solo un 8% del total, se observa que todavía son cantidades poco representativas, y aunque el sector está trabajando en abrir nuevos mercados, es deseable intensificar esfuerzos en este sentido.

Respecto a las importaciones europeas de naranja han retrocedido un -6,5 %, mientras que el valor de las ventas se ha incrementado en un 6,0%. Los principales suministradores europeos continúan siendo España y Sudáfrica.

A pesar de que la campaña de cítricos sudafricana ha sido muy buena y de que su sector de cítricos está en crecimiento, los volúmenes de naranja exportados por este país al mercado comunitario y Reino Unido han sido un -5 % inferiores durante lo que llevamos de campaña (septiembre-diciembre). Esto se ha debido a que en septiembre Sudáfrica suspendió temporalmente las exportaciones procedentes de determinadas regiones del país afectadas por la mancha negra de los cítricos, con objeto de minimizar las detecciones en Europa, y un posible veto por este motivo.

 

Mandarina

La campaña de mandarina 2020/21 se está desarrollando con normalidad, con un menor precio medio, pero aumentos en la producción y el comercio exterior.

Esta campaña se estima un total de 2.309,4 miles de toneladas, lo que supone un aumento del 26,1 % respecto a la campaña anterior y un 9,1 % respecto a la media de lo recolectado en la última década. Actualmente están en producción las mandarinas Clementinas de media estación y las variedades de híbridos, que en el caso de Orri se ha estimado una producción entorno a las 60.000 toneladas (Orri Running Committee, ORC). El incremento productivo también ha afectado al calibre de la fruta siendo de menor tamaño y menos valorada en el mercado.

Aunque inicialmente hubo buenos precios, la acumulación de fruta en los meses de noviembre y diciembre, con grandes volúmenes de calibre pequeño y la menor calidad, han provocado un descenso de los precios en estos meses. No obstante, al igual que ha ocurrido en naranja, a partir de enero se ha producido un incremento en el precio medio en origen debido a una mejora de la demanda y la contracción de la oferta nacional. Aun así, la cotización media de mandarina hasta febrero ha sido inferior en un -6,9 % a la campaña anterior, pero se espera que los precios de los próximos meses puedan compensar este descenso.

El comportamiento de las cotizaciones en variedades con royalties, más apreciadas en el mercado, ha sido diferente:

  • En Nadorcott, la campaña empezó con bajos precios que se han ido recuperando a partir de enero. La mejoría en los precios medios se ha debido a la buena calidad de la fruta, pero también al hueco que han ido dejando el resto de variedades comerciales. A pesar de que la tendencia de Nadorcott ha sido creciente, la variación de la cotización media respecto a la campaña precedente ha sido negativa (-10,8 %) y respecto al promedio de las cinco últimas campañas (-1,9 %).
  • Sin embargo, Orri ha presentado cotizaciones medias superiores a la campaña anterior y a la media de las 5 últimas durante todo el periodo, con una cotización media un 14,6 % más elevada que la media quinquenal. Este buen comportamiento se debe a que las lluvias de otoño y principios de invierno han contribuido al engorde de esta variedad beneficiando su calibre y favoreciendo la demanda.

Al igual que en naranja, la evolución del comercio exterior en la campaña 2020/21 se está desarrollando positivamente en mandarina con un total hasta enero de 993,2 miles de toneladas y 1.034,7 millones de euros, que representan un 9,6 % y un 3,8 % más que en el periodo anterior, respectivamente.

Hay que destacar la buena marcha de las importaciones de los principales mercados europeos a excepción de Reino Unido (-7,7 %), tercer mayor mercado para este producto. Dicho descenso se debe a que en algunos mercados la naranja ha eclipsado el consumo de mandarina y a que en la campaña anterior algunos competidores como Marruecos introdujeron menos producto. De momento, es pronto para saber si el brexit está afectando al mercado de esta fruta, aunque no se puede negar la incertidumbre a futuro generada por los acuerdos bilaterales de comercio que está firmando con nuestros competidores en este país.

La exportación a terceros países ha retrocedido un 20% en los últimos cinco años, concentrándose aún más el comercio exterior en Europa. No obstante, algunos países han experimentado un tímido crecimiento como Arabia Saudí, Emiratos Árabes y Qatar, pero con cantidades aún poco representativas.

En cuanto a las importaciones europeas en estos meses, España ha sido el principal proveedor de mandarinas en lo que va de campaña, con una cuota de mercado del 70 %. Aun así, hay que señalar el aumento de la presencia de mandarinas de otros orígenes como las sudafricanas o las egipcias, que aunque todavía tienen una cuota de mercado pequeña, tienen un gran potencial productivo.

Si bien es cierto que el mercado europeo ha de ser nuestro mercado por excelencia, dada la cercanía, el número de consumidores y el poder adquisitivo de los mismos, lo comentado anteriormente también pone de manifiesto algunos de los retos del sector para mantener una posición del liderazgo en el futuro, como son:

  • Abrir nuevos mercados, especialmente en países con gran potencial de consumo y/o crecimiento económico con objeto de diversificar riesgos.
  • Conseguir una producción más escalonada a través de la reconversión varietal, evitando situaciones de sobreoferta que perjudiquen las cotizaciones.

 

Limón

El limón es el cítrico que ha presentado la evolución más negativa, debido a una demanda limitada a consecuencia de la crisis sanitaria, situación agravada por el aumento de la producción, de un mayor volumen de calibres pequeños y la merma de calidad en las últimas semanas del año.

La última estimación de la producción realizada por Ailimpo (Asociación Interprofesional de limón y pomelo) es de 1.290,7 miles de toneladas para la campaña 2020/21, lo que representa un incremento del 8,2% respecto a la anterior. Esta estimación incluye un total de 947.568 toneladas de limón fino y 343.176 toneladas de limón verna. Actualmente, sigue avanzando la campaña de limón fino con un total de 510.000 toneladas recolectadas (1 de febrero 2021), que representan el 54 % del total de cosecha estimada para esta variedad.

Las cotizaciones medias de limón han sido hasta febrero un -40,7 % inferiores a la campaña anterior y un -38,2 % respecto a la media de las cinco últimas campañas, encontrándonos ante el periodo más desfavorable del histórico reciente, tanto en las cotizaciones en origen como en los precios a la salida de comercializadora.

Esta situación de bajos precios que está viviendo el sector del limón se debe principalmente a los siguientes factores:

  • Oferta elevada con mayor porcentaje de calibres pequeños, además de daños por viento y frío en las últimas semanas de 2020.
  • Incremento de la producción derivada a industria hasta su saturación. En enero de 2021 ha representado 41 % de la recolección. Estas cifras no tienen precedentes en los registros estadísticos.
  • Contracción de la demanda por las medidas adoptadas para frenar la pandemia y que han limitado, e incluso paralizado por temporadas, el consumo del canal horeca, que representa el 35% del mercado.
  • Las segundas categorías no están teniendo la salida habitual por la excepcional situación de mercado.
  • Y, finalmente, aunque la demanda de los supermercados ha avanzado a buen ritmo, la de los mercados mayoristas está siendo limitada.

No obstante, se espera que la segunda parte de la campaña mejore tanto por el lado de la oferta, con la llegada del limón verna y fruta de mayor calibre, así como por el de la demanda, con el avance de la vacunación y el retorno escalonado de la actividad en el canal horeca.

Las exportaciones de limón también han aumentado respecto a la campaña anterior, con incrementos del 0,8 % en volumen y del 6,6 % en valor. A pesar de este crecimiento en la demanda exterior, no se ha producido una mejora de los precios en campo, porque para esta fruta el mercado nacional tiene mucho más peso y como se ha comentado anteriormente, depende mucho más del sector de la hostelería y restauración.

Respecto al comportamiento de los principales destinos de exportación, hay que destacar el crecimiento de Alemania con un aumento en las cantidades comercializadas del 8 % y del importe obtenido del 24 %. En este país la crisis del coronavirus ha impulsado el consumo de la mayoría de los cítricos.

El total de los envíos a Reino Unido también se han mantenido estables (septiembre-enero), aunque con un -8% menos en enero. De momento es pronto para saber si este descenso es un primer indicio de los efectos del brexit o simplemente es una fluctuación del mercado.

En el lado negativo hay que destacar el descenso de las exportaciones a Italia tanto en volumen (-18 %), como en valor (-22 %), debido a su mayor producción en este periodo y a una demanda interna limitada por la situación sanitaria.

El comercio con países terceros (excl. Reino Unido), apenas ha representado un 5 % del total exportado y ha aumentado en un 23% en los últimos 5 años. De los diferentes destinos es destacable Canadá que ha duplicado sus compras de limón en este quinquenio. El crecimiento que experimentaron los envíos a EEUU entre 2015/16 y 2018/19 se vieron truncadas por la imposición de aranceles en 2019. La posible eliminación de los mismos podría generar nuevas oportunidades. Estos dos destinos son de gran interés por su potencial de consumo, aunque las cantidades exportadas actualmente son poco representativas.

La elevada dependencia del mercado europeo, que es además uno de los mercados más atractivos para nuestros competidores, pone de manifiesto la necesidad de buscar nuevos destinos que permitan un mayor crecimiento del mercado de exportación, así como una diversificación del riesgo.

Las importaciones de la Unión Europea y Reino Unido han aumentado un 3,6 %, respecto a 2019/20 y la aportación española ha representado un 53 % del total. Turquía es el segundo suministrador con una cuota del 17 % y ha destacado con un aumento del 35,3 % respecto a la campaña anterior a consecuencia de una buena producción en origen, incentivado por la devaluación de la lira turca. Asimismo, no hay que perder de vista a las producciones sudafricanas que presentan una tendencia creciente en el mercado, aunque con una cuota de mercado (septiembre-diciembre) del 7 %.

Por tanto, se puede afirmar que la demanda de limón de los países europeos consumidores pero no productores no se ha visto afectada por la excepcional situación sanitaria, no ocurriendo lo mismo en los principales países productores, que han presentado una cosecha abundante y una fuerte contracción de la demanda habitual procedente de la restauración y hostelería, y que ha tenido repercusión en las cotizaciones de origen sin que la demanda exterior ni el consumo en los hogares hayan podido compensarlo.

 

Conclusiones

El análisis de la primera parte de la campaña pone de manifiesto que el comportamiento de los precios ha sido variable y negativo en los meses de noviembre y diciembre. Sin embargo, el sector podría minimizar las fluctuaciones del mercado con determinadas medidas como la inversión en la modernización de explotaciones para evitar situaciones de exceso de calibres pequeños que no son apreciados en el mercado. Asimismo, la diversificación de variedades ayudaría a reducir la acumulación de producción en los meses centrales de la campaña y abastecer a los mercados durante más tiempo.

Por otra parte, aunque nuestro principal cliente es Europa, y es un destino que hay que cuidar para no perder cuota de mercado, lo cierto es que es un mercado muy competitivo y el lugar donde los grandes productores del mundo quieren estar presentes. Por este motivo, también sería favorable la búsqueda de nuevos mercados fuera de Europa lo que permitiría al sector diversificar riesgos y al mismo tiempo incrementar aún más la comercialización exterior.

El sector citrícola es estratégico para todo grupo empresarial que quiera ser líder en la producción y comercialización de frutas y hortalizas, tal y como lo demuestra el interés de los fondos de inversión. Ya que se trata de una actividad con presencia en toda Europa, menos volátil que otras actividades económicas y con gran potencial de mejora y crecimiento, lo que va a acentuar los movimientos empresariales en el mismo.

Hasta ahora la presencia de cítricos españoles en los mercados de terceros países es muy baja, en los últimos cinco años ha crecido en el caso de la naranja y limón, mientras que en mandarina ha retrocedido cerca del 20 %. De momento mercados como China, Canadá o algunos países del golfo Pérsico como Arabia Saudí, Emiratos Árabes o Qatar son mercados de gran potencial y en los que se ha observado un ligero crecimiento, aunque con cantidades todavía muy poco representativas. También se observa un tímido aumento de las exportaciones a Brasil y Sudáfrica, lo que bien gestionado podría ser el inicio de una oferta de contraestación para estos países.

Otra ventana que se abre es la reciente eliminación temporal de los aranceles impuestos por EEUU, ya que esta representa una oportunidad para el sector de los cítricos, especialmente para el de la mandarina por su historial de exportación a dicho mercado.

Por otro lado, el brexit sigue generando mucha incertidumbre, a pesar de que ya se han regulado las relaciones de Reino Unido con la Unión Europea respecto a la comercialización de frutas y hortalizas. Finalmente, no habrá aranceles ni la obligatoriedad de presentar el certificado fitosanitario hasta el 31 de diciembre de 2021, pero sí los controles aduaneros y la burocracia habitual en el comercio con países no comunitarios. La ausencia de aranceles es beneficiosa para el futuro de las exportaciones del sector, aunque está por ver el efecto de los acuerdos comerciales que ha firmado el país anglosajón con otros países competidores como Turquía o Sudáfrica.

Para finalizar, comentar que la previsión para la segunda parte de la campaña de cítricos es positiva en naranja y mandarina, manteniendo el equilibrio alcanzado entre la oferta y la demanda, e incentivado por mayores calibres en las variedades tardías. También, es previsible una mejoría en la campaña de limón a consecuencia de una cierta contracción de la oferta en las próximas semanas, una mayor calidad del limón verna y la recuperación paulatina del mercado destinado al canal HORECA conforme vaya bajando la incidencia acumulada por la COVID-19 y avanzando el nivel de vacunación.


23 marzo 2021
Economía Agroalimentaria
Estadísticas
Te puede interesar